De ruta con Resistencia

Abril, mes do libro e mes no que tivo lugar a primeira ruta literaria do club de lectura “Fraga de novio”. Partindo da lectura de Resistencia, de Rosa Aneiros, alá fomos tras os pasos de Filipa e Dinís, visitando o pequeno pobo costeiro de San Pedro de Moel e o Pinhal do Rei, imaxinándonos as súas vidas como se fosen reais. Como non, a viaxe tiña como punto central a visita ao antigo cárcere de Peniche, onde agora se ubica o Museu Nacional Resistencia e Liberdade. Lamentablemente, estaba pechado por reformas, polo que nos vemos na obriga de voltar noutra viaxe para ver as testemuñas dos presos políticos que alí estiveron.

Penedo da Saudade, San Pedro de Moel
Museu Nacional Resistencia e Liberdade

Como en Portugal sempre hai cousas que ver, aproveitamos para visitar Nazaré, San Martinho do Porto, Caldas da Rainha, Alcobaça,…e como non, Óbidos, e as súas fantásticas librerías.

Mosteiro de Alcobaça
Livraría do Mercado, Óbidos

A experiencia foi moi boa, compartindo libros e viaxe, así que xa estamos pensando na próxima lectura que nos leve de ruta para o curso que vén.

Día de presentaciones

http://widget-37.slide.com/widgets/slideticker.swf

Ayer por la noche fueron las presentaciones de nuestras localidades y de nuestros centros. Los asturianos nos mostraron su concejo y parte de su  mitología. La verdad es que estuvo muy bien y descubrimos que no somos tan distintos, ellos también tienen un mito similar a la Santa Compaña. Parte de su cultura nos la trajeron en forma de degustación gastronómica: embutidos, zumo de arándanos, “panchón”, cecina… fueron algunos de los productos típicos con los que nos deleitaron. A cambio nosotros les ofrecimos  conservas, miel, queso, tartas, leche, bica, melindres… Y seguimos teniendo productos típicos para hoy, esto es saber administrar!

Ah, que casi se nos olvida: también hicimos un intercambio de regalos, y surgieron algunas escenas curiosas a la hora de entregarlos.

Comenzamos nuestra Ruta Literaria Machado en Soria

Veinticuatro regalos y otros tantos nombres a los que ponerles cara, extraños que seguro se convertirán en amigos. Ganas, nervios y mucha emoción.

Atrás dejamos el estrés de los últimos exámenes para cambiarlo por la ilusión de un nuevo viaje. 700 km por 700 dudas.

¡YA LLEGAMOS!